Archivo de la etiqueta: noelia

Una por cuatro o una por cinco

Estándar

«Tú no has tenido buena suerte», me dice El Hadji mientras desayunamos. ¡Vaya, vaya y yo que me consideraba una persona afortunada! «¿Por qué no he tenido buena suerte?», le pregunto con gesto de curiosidad aunque intuyendo por dónde podía ir la respuesta. «Porque tú sólo has tenido una hija», me contesta con cara de pena. «Tienes razón. Yo sólo tengo una hija, porque Floren y yo sólo hemos querido tener una y, además, Noelia (nuestra hija) vale por cuatro», le digo sonriendo. Por la tarde, viene Noelia a vernos y le pido a El Hadji que le cuente por qué tengo mala suerte. «Bueno, bueno, porque Maite sólo tiene una hija pero tú vales por cinco», le dice. «¿Tú tampoco tienes ni niños ni niñas?», le pregunta El Hadji sin darle tiempo a responderle nada. ¡Este chico, para relaciones públicas no tiene precio!

Anuncios

Semana Santa en Entrena (La Rioja)

Estándar

SAMSUNG DIGITAL CAMERASAMSUNG DIGITAL CAMERAEl miércoles, nada más levantarse, «hoy autobús no, hoy coche», me dice sonriente El Hadji. Desayuna rápido. Tiene prisa para montarse en el coche, pero antes tenemos que hacer un recado importante. Tenemos que recoger su patinete. El Hadji no sabe nada. Entramos en la tienda y el dependiente, sin decirle nada, nos trae el patinete (claro, estaba encargado). Lástima de cámara, porque su cara es un “poema”. Nada más llegar a Entrena, tiene que bajar a la plaza a estrenar su patinete. Por la tarde, gracias al buen hacer de una madre, El Hadji se entrena con los niños del pueblo. El entrenador tiene un golpe bueno. «Ponte esta camiseta para que yo te identifique», le dice. Nuestro programa diario consiste en balón y patinete, por la mañana; sobre las dos, comida en la bodega (el txoko familiar); y, por la tarde, más balón y más patinete. A El Hadji le gusta la “salsa”. Un día le pregunto si prefiere comer él solo antes en casa. Respuesta: «yo en la bodega con tú». Se ha ganado a los niños y niñas de El Coso (la plaza del pueblo). Bueno, no sólo a los niños, también a los mayores. Tanto los hermanos de Floren como nuestra hija se han quedado sorprendidos de su actitud. Siempre dispuesto para lo que sea menester. Que juega Rubén (nuestro sobrino), El Hadji se apunta para ir a verlo. Que Félix (el hermano mayor de Floren) le invita a ir a dar una vuelta en el león amarillo, va encantado. Así que termina agotado, aunque no lo quiera reconocer. Como es un poco vagoneta, a veces, le pide a Floren que le empuje, porque el patinete «está cansado». Ahora bien, en cuanto hablamos del cuaderno y de leer, se le cambia la cara. «No, no, patinete y balón», nos responde. Veremos qué pasa cuando llegue el momento de ir a clase.