Archivo de la etiqueta: mikel

Agur Ermua!

Estándar

SAMSUNG DIGITAL CAMERASAMSUNG DIGITAL CAMERA«Tengo que ir a la plaza a despedirme de mis amigos», me dice El Hadji a modo de saludo en cuanto entra por la puerta de casa, al volver de pasar el fin de semana en Bilbao. Y, sin darme tiempo a responder, el chavalote continúa : «Ya sé que luego vamos a ir a cenar pinchitos con Mikel, Ander y Aitor, a ese bar que ponen las patatas bravas tan ricas». Pero, antes de cenar, El Hadji iba a tener una grata sorpresa. A las 19:45, nada más volver de la plaza, suena el timbre. Es la andereño Pili. «Tori, hau zuretzat», le dice a la vez que le entrega un paquete. El Hadji lo abre y no da crédito a lo que ve. Es una cámara de fotos. El chaval está tan emocionado que no acierta ni a decirle  «eskerrik asko». Después de comprar unas txutxes para llevar a Dakar, vamos al bar donde hemos quedado. Mikel ya está esperándonos en la puerta. A continuación, llega Idoia y, un poco más tarde, Ander y Aitor. Los cuatro chavales cenan bien y se lo pasan aun mejor. El Hadji está eufórico. Llega el momento de la despedida. «Eh, que yo estoy contento, que mañana me voy a mi casa», repite El Hadji  una y otra vez. De regreso a casa, le llama por teléfono a Marijo, la andereño del curso pasado. «Pero, un poco de pena sí que te dará irte, ¿no?», le insiste Marijo. «No, no, que estoy curado y me voy a mi casa», le contesta El Hadji con firmeza. Es hora de irse a dormir, pero el sueño no llega. A los tres nos cuesta conciliar el sueño. Son muchas emociones. Se entremezclan muchos sentimientos. Pero, sin duda, el sentimiento que predomina es de alegría, sobre todo, porque hemos tenido la gran suerte de ser parte de una historia con final feliz: El Hadji vuelve a su casa, con los suyos y, lo más importante, regresa totalmente recuperado.  Por tanto, sólo nos queda agradecer toda la ayuda que hemos recibido, que ha sido mucha, a todas las personas que nos han acompañado en esta aventura: Eskerrik asko, bihotz-bihotzez, eta Urte Berri On denontzat!

Txutxes halal

Estándar

SAMSUNG DIGITAL CAMERAEl Hadji continúa recibiendo visitas. A las 17:30 llegan Aroa y Mikel con un enorme paquete de txutxerías. Por supuesto, El Hadji está encantado con su regalo. Le pido que elija, porque sólo va a comer una cosa. «¿Por qué sólo una? Más, más, porque no tiene cerdo», me responde convencido, a la vez que me muestra los ingredientes que figuran en los paquetes. Intento explicarle que no le conviene, que las txutxes tienen colorantes, saborizantes y antioxidantes, que no le hacen ningún bien al cuerpo. Está claro que no le convence la explicación. Para  El Hadji, todo lo que no tiene cerdo y le gusta, es bueno.

Begoña txapeldun!

Estándar

2013-05-05 10.53.21 3 2013-05-05 12.15.59 2Día grande de fútbol ayer en Mallona. Todos los esfuerzos de la temporada concentrados en el anteúltimo partido de la temporada que, de ser ganado, daba el ascenso automático y el campeonato de la Preferente de Cadetes al equipo de Xabier, el Begoña, un equipo histórico de la capital bilbaina. Y se ganó, y además, con solvencia y autoridad, por un rotundo 3-0 ante el Indartsu, un contrario muy reforzado con casi todos sus jugadores procedentes de una categoría superior. Y allí estuvo El Hadji, convertido en acérrimo seguidor del Begoña, de Xabier y de todos sus compañeros, que ayer tuvieron una actitud excepcional y una actuación tan sobresaliente como heróica. Y después de la contienda, celebración en la sede del club donde, como siempre, el buen hacer gastronómico de Mikelon estuvo a la altura de la Champions. Zorionak Begoña eta bere jokalari eta tekniko guztiei!: Reta, Eneko, Oier, Dieguez, JeanPaul, Jonan, Xabi, Asier, Erlantz, Ander, Oli, Beñat, Gaztañaga, Alber, Pinilla, Mikel, Urdatx, Dani, Christian, Junior, Maikyn, Julio y Mikel P.

Pan y circo

Estándar

circo italianoSon las 17:00. Después de merendar, El Hadji está haciendo los deberes. Eso sí, sin demasiado entusiasmo. Suena el teléfono. Es su amigo Mikel, para invitarle a ir al Circo Italiano de los Hermanos Rossi que ha llegado a Ermua, y que no tiene nada que ver, afortunadamente, con el “circo” en que se ha convertido la política en ese país. La función de hoy es las 18:30. Como es de esperar, se le cambia la cara. Quedan en juntarse a las 18:00. Falta media hora y le propongo releer el texto que ha traído de la Ikastola. No  protesta. Se muestra dispuesto y colaborador. ¡El circo lo merece! Entre la salida del circo y la llegada a casa transcurre una hora. Teniendo en cuenta que hay un kilómetro, prisa por llegar a casa, ninguna. Tienen mucho que contarse y muchas chuches que comer. Por supuesto, la cena se queda en el plato.

Escolarización

Estándar

Respuesta de Educación: El Hadji puede acudir a la ikastola a partir del próximo lunes. Por supuesto, El Hadji no ha dado saltos de alegría. Sólo cuando le hemos dicho que Aitor, Mikel, Ander, Manuel, Sophia y Jon van a esa escuela, se le ha alegrado un poco la cara, pero no demasiado. Estamos dándole vueltas al tema del comedor. Por un lado, como todos sus amigos se quedan, pensamos que por qué no se va a quedar él también. Por otro, nos preocupa que no coma, porque no le sobra ni un solo gramo. Además, para venir a casa, comer y volver, disponemos de hora y media. Para El Hadji, tiempo totalmente insuficiente. El lunes tenemos reunión con la profesora responsable y hablaremos del tema. «Vosotros aquí todos tenéis nariz así», nos dice comiendo, a la vez que hace un gesto con la mano, indicándonos el hermoso tamaño de nuestras narices. Es muy observador. No se le escapa ningún detalle. «Tú coche y ¿autobús por qué vas?», le pregunta a Floren, con cara de asombro, gesto que yo interpreto como «qué raritos son estos blancos».

Extraescolares

Estándar

Cuatro-en-raya1SAMSUNG DIGITAL CAMERA

Hoy El Hadji está pletórico. Ha estado muy bien acompañado durante todo el día. Por la mañana, con Mikel tocando el piano; por la tarde, con Aitor, mi sobrino pequeño, jugando al fútbol; y por la noche, con Aitor y con Ander, mi sobrino mayor. Han cenado los tres juntos y, después de cenar, El Hadji ha aprovechado para darles una clase de wólof y una paliza a cuatro en raya. No se puede pedir más.

Ritmo africano, Bugs Bunny y dibujos animados

Estándar

Como todos los días, para desayunar, limpiarse los dientes y vestirse (se baña por la noche) una hora y cuarto. Ritmo africano. Llegamos a la biblioteca y me doy cuenta que no ha llevado el cuaderno. El Hadji sonríe pícaramente. No hay problema. Podemos trabajar la tabla del ocho y del nueve sin cuaderno, le digo. Cuando ve el folio lleno de cuentas, pone cara de “si lo sé no vengo”. Finalmente, las hace. En la comida, nos ha sorprendido organizando el viaje de regreso. “Manuel, Mikel, Bittor y yo,  avión Senegal”, nos dice. senegalair

► ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ◄

Escribo por primera vez. Soy Haize, de la familia de apoyo de Bilbao. En vísperas del regreso de El Hadji a nuestra casa, me doy cuenta de que desde que se fue el pasado domingo a la tarde,  llevo haciendo cosas por y para él. Así, el lunes recogí el circuito de coches que le había montado y que tanto le gustó hasta que perdió el interés porque, a consecuencia posiblemente de las pilas, dejó de funcionar. El martes estuve buscándole ropa para no tener que trasegar con ella constantemente en sus viajes Ermua-Bilbao-Ermua.  El miércoles recorrí varios vídeo-clubs en busca de dibujos animados en francés. El jueves,  devanándome la cabeza sobre su dieta, compré conejo para hacérselo guisado e hice croquetas de pollo para probar suerte. Por la noche, mientras esperaba la llegada de la Korrika, pregunté a varias amigas a ver si tenían una bici pequeña para que aprenda a andar, algo que parece que desea mucho, tal como demostró el primer fin de semana que pasó con nosotros con una bicicleta grande que tenemos y, aunque no sabe manejarla, no le falta osadía. Hoy viernes he salido a comprarle dátiles  y yogurt que le gustan mucho. Así que me he decidido a escribir sobre todo esto que ya ha empezado a formar parte del  día a día de mi vida.

Dientes de leche

Estándar

Consulta en Aldapa Centro Dental. A El Hadji se le mueven dos dientes de leche. Pero en la consulta se le movía todo el cuerpo. Se resistía a abrir la boca. La odontóloga nos ha dicho que no merece la pena hacerle pasar un mal rato, que él mismo puede ir moviéndolos, hasta que se le caigan y dejen paso a los nuevos, que ya vienen empujando. Por la tarde, en tren a  Eibar. Llevan a Mikel –su amigo- a clase de danza. Mientras tanto, Floren y El Hadji, de parque en parque. También en el juego se hacen evidentes las secuelas del accidente. Mikel viene a cenar con nosotros y El Hadji está encantado. Se le nota que está acostumbrado a vivir con mucha gente en casa.

¡Besos, no!

Estándar

ermuanevado1Comienza a nevar. El Hadji alucina. Desde la ventana del autobús, me señala, una y otra vez, los montes nevados. Se le ve contento, a pesar de que le hemos dicho que vamos al Hospital a cambiar la sonda. En la sala de espera nos señala una niña y dice “china”. Quizás queriendo destacar que él no es el único “diferente”. A las 12:15 llega el Dr. Oliver, nos saluda, comenta que le llamó Alfonso y, con otro compañero, se ponen manos a la obra. El Hadji se ha quejado solo un poquito. Prueba superada. El médico nos pregunta cómo va la “operación ducha”. Se ha dado cuenta que se había cambiado de calzoncillos. «Va hecho un pincel», comenta. Nuestra relación promete. Hoy le he cortado las uñas y no ha abierto la boca. Claro, tampoco le he preguntado si quería. Esto me hace recordar la escena de ayer, cuando Merche -una amiga- hizo el gesto de darle un beso. El Hadji, con su expresión, lo dejó bien claro: «¡Besos, No!». Terminamos el día asistiendo al concierto de los alumnas y alumnos de la Escuela de Música. Actuaba Mikel y a los amigos hay que apoyarlos. El Hadji parecía estar muy a gusto, sin aplausos pero con sonrisa.

Límites y limitaciones

Estándar

Son las ocho de la mañana. El Hadji ha dormido nueve horas y parece más tranquilo. Hace buen tiempo y, después de desayunar, aprovechamos para ir a dar un paseo por el pueblo. Llevamos el balón y, mientras yo hago la compra, se queda con Floren en la plaza jugando al fútbol. Parece que la cosa va mejorando. objeto11Volvemos a casa a comer. Ponemos la mesa y servimos la comida: arroz con pollo y verduras. El Hadji no quiere ni probar la comida. Nos pide fruta y yogur. Se levanta de la mesa y quiere ir a su cuarto. Le digo que no, que tiene que estar en la mesa hasta que terminemos. Insiste en que quiere ir a su habitación, pero finalmente se sienta de nuevo en la mesa. ¡Qué estampa! Floren y yo comiendo y El Hadji llorando. El necesita que le marquen los límites y, a la vez, pone en evidencia mis limitaciones. Por la tarde, le pido que me acompañe a la biblioteca y acepta. A la vuelta, al pasar por la plaza, Mikel (el hijo de una amiga) le invita a jugar al fútbol con sus amigos. ¡Bendito fútbol! Dándole patadas al balón parece otro niño. Gracias a Jean, ya sabemos qué pasa con la comida. Los alimentos tienen que estar reconocibles, para que los pueda identificar a simple vista. Por tanto, fuera salsas, purés, mezclas….. Después de fútbol, viene “la Play”. Se va a casa de Mikel a jugar con la dichosa maquinita. Cuando vuelve, hora de cenar: pollo, patatas fritas y yogur. Se lo come todo sin rechistar. No me lo puede creer. Antes de acostarse, otro ratito de cuatro en raya. ¡Parece otro niño, le ha cambiado hasta la cara! Le digo que es hora de ir a dormir y se va tranquilo a la cama. mujeresenegal

► ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ◄

Día Internacional de la Mujer. Pienso en la madre de El Hadji. Como la mayoría de las mujeres de su país,seguramente será la encargada de la casa y sus hijos, en este caso, otros cuatro chicos mayores que El Hadji. Entre la presión de las familias para que no se queden solteras y las costumbres de una sociedad permisiva con la poligamia, las mujeres senegalesas tiene aun un largo camino que recorrer en favor de la igualdad. ¿Qué sentirá ahora? ¿Qué fue lo último que le dijo cuando salió de su casa en el barrio de la Gran Medine? 

► ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ◄

Hablo con Maite y Floren. Quiero saber cómo ha pasado su primer día con ellos, antes de ir mañana a recogerle a Ermua para hacer nuestro primer turno como familia de apoyo. La situación parece que ha cambiado a mejor. Eso sí, Maite ha tenido que marcarle algún limite y dejarle claro, con la ayuda de un amigo senegalés, que el no puede marcar los criterios de la educación que ha de recibir aquí. Lo que más le cuesta: comer (está extremadamente delgado y debe pensar que algunos alimentos podrían ir contra los preceptos de su religión islámica, algo que las dos familias vamos a respetar totalmente); y cumplir con unas normas básicas de higiene (en principio no quería ducharse ni bañarse, aunque no le queda más remedio que aceptar la última opción). Pensamos que siendo el más pequeño de la casa y con cuatro hermanos más mayores que él, quizá haya podido estar algo consentido y/o protegido. Me dicen que también le han llevado a la Biblioteca, pero no parece interesarle los cuentos que le han sacado en francés. Eso sí, ya sabemos que le gusta jugar el fútbol, que su jugador preferido es Messi y que no le hace ascos a la Wii.

► ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ◄

A las 9:30 entramos en su habitación. Está dormido como un tronco. Le preparamos el baño y, sin rechistar, acepta. Le recordamos que va a venir Txema para ir a Bilbao a pasar el fin de semana. No pone mala cara.

► ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ◄

¿Cómo me recibirá cuando dentro de unas horas vaya a buscarle? Si falla el plan A, tendré que echar mano del B: llamar por teléfono a Hady Diallo, un chico senegalés que trabaja en la ONG Etorkinen Bat y que conocí ayer por casualidad, buscando un local de comida senegalesa en Bilbao. Como El Hadji, es de Dakar, y se ha ofrecido, cuando sea necesario, a hablar con él.