Archivo de la etiqueta: ikastola

Con nota

Estándar

SAMSUNG DIGITAL CAMERASAMSUNG DIGITAL CAMERA«Me han dado las notas: dos oso ondos, cuatro ondos y sólo un gutxi. Algunos chavales tienen hasta tres gutxis. El pastel de chocolate, riquísimo. Han comido casi todos los niños y algunos han repetido hasta tres veces, y eso que habían comido bocata de cerdo primero», le cuenta El Hadji a Floren nada más llegar a casa. No hace falta preguntarle nada. Está tan contento que no puede parar de hablar. Se muestra encantado con la despedida que le han hecho en la Ikastola. Los compañeros de clase le han regalado un montón de dibujos, todos ellos llenos de colorido y buenos deseos. «Me los voy a llevar todos conmigo a Dakar», nos dice El Hadji feliz con el detalle de los chavales. Hoy, de libros, nada de nada. Hoy, bocata de chorizo, pastel de chocolate y juegos. «Y además hemos ganado. Bueno, en la sokatira, nos han ganado», confiesa El Hadji con cierta resignación.

Anuncios

Pastelero

Estándar

SAMSUNG DIGITAL CAMERAHoy El Hadji ha hecho sus pinitos como dependiente en la tienda de Idoia. «Oye, chaval, tienes que darme la receta del pastel de chocolate, porque estaba riquísimo. Te lo digo de verdad. A lo mejor tu futuro está en ser un buen pastelero», le dice Idoia a modo de saludo nada más llegar. De vuelta a casa, nos ponemos manos a la obra y hacemos el segundo pastel. Este es uno de los que llevará el viernes a la Ikastola, para su despedida. Pero esta vez nos surge una duda y tenemos que llamar a Haize, momento que El Hadji aprovecha para contarle que ha llamado Alfonso y que el día 30 tenemos que estar en el aeropuerto a las 06:15. Haize le dice que, posiblemente, no van a poder ir a despedirle, porque a esas horas no hay autobuses. «Sí, pero hay taxis», le replica el chavalote sin cortarse ni una miaja. Continuamos con las manos en la masa y, entre batido y batido, le pregunto a ver qué le parece eso de dedicarse de mayor a la pastelería. «Bueno, no está mal, pero hay un problema, porque yo creo que con eso no ganaría mucho dinero»,  responde El Hadji sin atisbo de duda. ¡Poderoso caballero es don dinero!

Hacer la pelota

Estándar

SAMSUNG DIGITAL CAMERA«Ya he acabado», exclama El Hadji orgulloso mostrándome la pelota. La verdad es que el chaval ha estado toda la tarde sin levantar la cabeza, pero ha merecido la pena, porque, para ser la primera, la pelota tiene muy buena pinta. «A ver qué te dice mañana el médico», le comenta Floren durante la cena. «Yo no sé qué va a decir el médico, pero yo le voy a decir que estoy ultra, mega, súper, muy bien», le contesta El Hadji pletórico. «Bueno, hoy puedo ir a la cama más tarde, ¿no?. Mañana no voy a la Ikastola y puedo levantarme a las nueve», concluye El Hadji con una pícara sonrisa. Este chico, si no gana, empata, pero perder, nunca.

Minientrada

SAMSUNG DIGITAL CAMERAHoy ha sido el primer día de clase para El Hadji y hay que decir que ha empezado con muy buen píe, porque por la tarde tenía piscina y, por si acaso, él ha hecho txanda pasa. Pero, visto lo visto, podía haber ido perfectamente, porque este chaval es del mismo Bilbao. Cuando hemos ido a recogerlo venía ufano y altanero, con la chamarra abierta de par en par. «En la Ikastola todas las andereños preguntándome ¿qué tal estás?, ¿qué tal en el hospital? Luego, todos los niños también ¿qué tal estás?, bueno, todos menos uno», nos cuenta El Hadji simulando un cierto cansancio, aunque en realidad la criatura está encantada de volver a  ser el centro de atención. Después de cenar, le recuerdo que tiene que leer un poco. «Sí, sí, pero sólo una hoja, porque tiene un mogollón de letras, ¿sabes?», me dice con gesto de estar profundamente cansado. ¡Puro teatro!

Mogollón de letras

Chulito

Estándar

Esta tarde hemos ido a la biblioteca. Ha sido la primera salida de El Hadji después de la operación. Yo había quedado con un chico senegalés y me parecía que podía ser una buena oportunidad para que El Hadji despertase un poco su wolof dormido. Mi gozo en un pozo: un escueto saludo ha sido todo lo que ha salido de su boca. Ya en casa, hablando de la vuelta a clase, primero a la Ikastola y luego a su Colegio de Senegal,  le pregunto a El Hadji si tiene ganas de volver a ver a sus compañeros de clase de Dakar. «Se van a enterar, antes yo era un miedica, pero ahora me voy a motivar», me responde con cara de chulito. «¿Qué es eso de que te vas a motivar?»,  «No entiendo», le digo. «Vosotros decís que no hay que pegar, pero eso es aquí. Motivar es tener ganas y yo ya tengo ganas. Antes se reían pero ahora, no», me contesta mientras simula dar puñetazos. «Es que a los senegales nos gusta mucho el combate», continúa El Hadji intentando convencerme.

Cocinador

Estándar

Le hemos dicho a El Hadji que tiene que escribirle una carta a sus padres contándoles lo bien que se encuentra y que su vuelta a casa cada vez está más cerca. «Sí, antes, cuando Txema me decía que a lo mejor después de la operación me quitarían la sonda, yo no me podía creer eso», recuerda El Hadji con los ojos brillantes. Le comento que, probablemente, el 11 de diciembre recibirá el alta médica y que eso significará su regreso a Dakar. «El último día de clase podrías llevar unas pastas a la Ikastola, porque yo creo que se las merecen, tanto las andereños como los compañeros», le digo a modo de sugerencia. «No, no, pastas no. Voy a hacer el bizcocho de chocolate de Haize. Yo ya sé hacerlo, un día hice uno en Bilbao. El fin de semana voy a pedirle la receta. Bueno, mejor hago dos. Un día, un niño llevó a clase un bizcocho y ahora se va a enterar del cocinador que soy yo», me responde el nuevo rey de los fogones.

Secretos

Estándar

El Hadji ha pasado un fin de semana estupendo entre llamadas y visitas. Ayer vino la andereño Pili y nos contó un bonita historia. El curso pasado Pili fue la PRL (profesora de refuerzo lingüístico) de El Hadji y este curso es la tutora de 2º de Primaria. Cuando Pili ve a El Hadji por los pasillos de la Ikastola, se acuerda del niño que vio por primera vez el 17 de abril,  y casi no puede dar crédito de lo que ve. «Es que se le ve tan bien, en todos los sentidos, porque físicamente también ha mejorado un montón. Y, además, es que es el centro de atención. Todos los niños de la Ikastola saben su nombre. Me parece una historia tan bonita, que pensé que estaría bien que se la contara a mis alumnos. Así que un día le pedí a El Hadji que viniera a mi clase. Fue increíble cómo le escuchaban los niños, lo bien que les transmitió su historia. Les dijo que estaba con una familia muy maja, pero que también le castigaban», nos cuenta Pili,  mientras El Hadji pone cara de póquer. Yo le muestro mi sorpresa y le digo que no sabía nada. Le pregunto a El Hadji por qué no nos había contado nada. «Oye, que vosotros tampoco me contáis todo, eh», responde poniendo los puntos sobre las íes.

De excursión al hospital

Estándar

SAMSUNG DIGITAL CAMERATeniendo en cuenta que hoy jueves le operan y por aquello de que más vale prevenir que lamentar, ayer El Hadji no fue a la piscina. Por esta razón, a las 14:30, fuimos a recogerlo a la entrada del polideportivo. Nada más verme, la andereño Tanit se acerca a saludarme y a comentarme que estaba sorprendida por la actitud de El Hadji, porque le había dicho que no estaba  nervioso por la operación y que no le importaba nada tener que estar en el Hospital. «En la ikastola todos preguntándome ¿te van a operar?, ¿te van a operar?; y yo,  que sí, que sí.. La andereño me ha preguntado de qué me van a operar y le he dicho que de la hernia y de un huevito. De la uretra no le he dicho nada, porque sino…», me cuenta de camino a casa con tono cansino. Por la tarde, después de ver un rato la tele, Floren le dice que es hora de trabajar, que tiene que hacer una hoja de problemas. «Por eso digo que no me importa estar en le Hospital, porque puedo estar tumbado viendo dibujos y no tengo que hacer deberes», refunfuña El Hadji mientras se acomoda para hacer los ejercicios. Alto y claro, sí señor, que no quede ninguna duda. Antes de cenar, le recuerdo que tenemos que preparar la mochila. «Ah sí, tengo que llevar el dominó, cuatro en raya, las cartas, la maquinita y la pelota que estoy haciendo», me contesta con tono risueño como si estuviera preparándose para ir de campamento. Eso sí, nada de libros ni  de cepillo de dientes…  Cuando El Hadji se dispone a meterse en la cama,  suena el teléfono. Son Haize y Txema. He aquí la respuesta de El Hadji:  «No, que yo no estoy preocupado, que yo sólo quiero que todo salga bien». Y tod@s los demás también.

Gaztañarre

Estándar

SAMSUNG DIGITAL CAMERAMientras merienda, El Hadji nos cuenta que esta mañana han comido castañas en la Ikastola. Le pregunto si sabe porqué y me dice que no. «¿Seguro que la andereño no os ha contado qué se celebra hoy?», insisto. «Bueno, sí nos ha contado pero yo no he entendido», responde con gesto contrariado. Le propongo que, si le parece bien,  se lo cuento yo. Finalmente, aunque sin demasiado entusiasmo, El Hadji me dice «bueno, vale». Le explico el significado de  Gaztañarre y le cuento que hace muchos años, sobre todo en los caseríos,  la gente comía muchas castañas y que eran muy buenas. «Sí, sí, pues las castañas de la Ikastola no eran muy buenas», me interrumpe. «Bueno, pues cuando acabes el bocata, puedes ir a comprar castañas donde Nieves», le propongo. «Vale, pues compro dos docenas», me responde, «No, no, con una es suficiente», le digo sin posibilidad de apelación.

Cuesta de octubre

Estándar

Reunión con la tutora de la Ikastola. La andereño Lorea nos comenta que este curso el horario es menos lúdico que el curso pasado. Aunque con contenidos y tareas acordes a su situación, El Hadji pasa la mayor parte del tiempo con su grupo, por lo que la tutora sospecha que, en algunos momentos, podría resultar un poco duro para El Hadji. A pesar de que no se ha quejado nunca, nosotros sí le hemos notado un cambio de actitud; es decir, antes iba risueño y ahora va un poco más serio. De vuelta a casa, le comento que he estado en la reunión y que la andereño me ha parecido muy maja. «Sí, sí, maja, menos cuando echa bronca, porque también  se enfada», me interrumpe El Hadji con una sonrisa mitad cándida, mitad pícara.

Anaitasuna: eskerrik asko denoi!

Estándar

SAMSUNG DIGITAL CAMERAEl domingo pasado por la tarde El Hadji estaba cabizbajo. Aunque le preguntamos varias veces si le pasaba algo, la respuesta siempre era la misma: «No, no me pasa nada». Yo intuyo que era un cierto “vértigo” a lo desconocido. El viernes, día 6, cuando fue a la presentación en la ikastola, el chaval se encontró con algunos cambios inesperados y entiendo que necesitaba un tiempito para digerirlos. Por una parte, sus figuras de referencia habían cambiado: no estaban ni la andereño Marijo ni la andereño Pili. Por otra, su grupo tampoco era el mismo, menos mal que algunos niños del curso pasado continuaban en la misma gela. Afortunadamente, a medida que iba avanzando la semana, a El Hadji se le veía más contento. «Hoy he estado viendo el blog con la andereño Idurre. La otra andereño se llama Lorea y también es muy maja. Y con los niños muy bien. Ah, también tengo deberes», nos dice mientras se quita la mochila al entrar en casa. El Hadji tiene mucha suerte. El curso pasado tuvo unas andereños  y unos compañeros magníficos y este curso va por el mismo camino. El Hadjiren izenean: Eskerrik asko denoi!

Concierto casero

Estándar

SAMSUNG DIGITAL CAMERAPor fin, hoy hemos conseguido un djembé y El Hadji nos ha dado su primer “concierto”. Parece que el chaval lo ha cogido con ganas. Ha estado ensayando media hora larga, intentado seguir el ritmo de la música que nos había mandado Alfonso. «Un tono ya lo he cogido y los otros los voy a coger enseguida», nos dice satisfecho cuando se sienta a cenar. «En la ikastola también hemos hecho música. Teníamos que tocar en la mesa siguiendo el ritmo de la andereño», continúa El Hadji entre bocado y bocado. Le pregunto si es difícil seguir el ritmo. «No, no. Yo con el ritmo no tengo problemas», me responde “viniéndose arriba”. ¡Este chaval no necesita abuela!

Pescados en la piscina

Estándar

SAMSUNG DIGITAL CAMERALa Ikastola Anaitasuna quiere que la operación “vuelta al cole” sea lo menos traumática posible. ¿Cómo? Comienzo de curso, viernes; horario, de 11:00 a 13:00. Pero El Hadji no se muestra muy emocionado. De regreso a casa, cuando le preguntamos qué tal le ha ido en la ikastola, la respuesta es un “bueno” con bastante más resignación que entusiasmo. A continuación nos interesamos por el tema del comedor. «Uf, para empezar, puré; después, pescado, y, luego, sandía. El puré lo he comido deprisa, deprisa, como dice Floren», nos dice El Hadji. «¿Floren te dice que comas deprisa?», le pregunto sorprendida. «Sí, sí. Floren dice que, cuando algo no nos gusta, lo mejor es comerlo deprisa para acabar antes», me responde con firmeza. Siguiendo con mi “interrogatorio”, le pregunto por el pescado. «Ni bueno ni malo, pero me lo he comido todo», me contesta orgulloso. «Hoy es viernes, ¿no va a venir Txema a buscarme?», me pregunta. Le digo que sí, que vendrá sobre las 18:30. «Bien, bien, tengo que preparar la mochila para ir a la piscina con Unai», exclama con una amplia sonrisa.

Un día bikain

Estándar

«Escribe en el blog que hoy ha sido el mejor día de todos los días», me comenta El Hadji al acostarse. Le pregunto por qué y me lo explica detalladamente: «A la mañana he hecho carreras de patinete con mis amigos de la Ikastola. Después de comer, he leído “El principito” con Floren, sólo me quedan seis páginas. También he hecho matemáticas. Las tablas un poco mal. Mañana tengo que estudiarlas mejor, porque si no, en los exámenes no me da tiempo. Por la tarde he ido a jugar al fútbol con Aitor y sus amigos. ¿Cómo se dice eso?  Ya me acuerdo, ha sido un día bikain. Y, además, toda la tarde controlando, porque no me he meado. El dodotis está seco». ¡No se puede pedir más!

«¡Más deberes, no!»

Estándar

SAMSUNG DIGITAL CAMERA«Ha llamado la andereño Marijo y le he dicho que me han quitado la sonda y que ya estoy meando y que estoy muy bien», me dice El Hadji nada más verme entrar en casa. Le pregunto qué tal le ha ido la mañana y la respuesta no se hace esperar: «Controlando la meada; mañana sin dodotis. En la calle me lo he pasado muy bien jugando con los niños». Para que no falte de nada, por la tarde ha habido algunos “escapes” y, además, El Hadji insiste en que se ha aburrido mucho, porque sus amigos no estaban en la plaza. Le propongo que, en caso de aburrimiento, lo mejor es venir a casa y aprovechar el tiempo haciendo deberes. «No, no. Eso, no. Mejor en la plaza. Ya he hecho antes de salir», me responde con gesto contrariado. En ese momento, llaman a la puerta. Son los padres de Eider, una niña de la gela de El Hadji. Vienen a traernos un sobre de la Ikastola. «Suponemos que son trabajos para el verano», nos dicen. «¡No. Más deberes, no!», exclama El Hadji aun sin saber qué hay dentro del sobre.

La cuesta de junio

Estándar

SAM_2363-2Hoy no ha sido un día cualquiera para El Hadji. Después de dos semanas de baja, ha vuelto a la Ikastola. Eso sí, la vuelta ha sido suave. «Así siempre», piensa El Hadji. A las 11:30 lo ha llevado Floren, porque a esa hora se acaba el recreo y vuelven a la gela. De acuerdo con las andereños, ayer valoramos que el patio podía ser un espacio potencialmente peligroso en su situación: balones, carreras, empujones, etc. Y, por esa razón, el horario de El Hadji, sólo para esta semana, es de 11:30 a 13:00. Parece que la cosa ha ido bien pero con matices. «Mañana, a lo mejor no voy a la ikastola», me dice El Hadji mientras realizamos la operación “dodotis”. «Y eso, ¿por qué? ¿Te ha pasado algo?», le pregunto. «No, pasar no, es que me ponen “lanas” para casa», me responde poniendo cara de pillo.

Eskerrik beroenak Anaitasunari

Estándar

SAMSUNG DIGITAL CAMERAEl Hadjik bi hilabete eskas egin ditu Ikastolan. Klasera joan behar zuela esan genionean, grazia haundirik egin ez bazion ere, bertara egitea ez zitzaion ezer kostatu. Are gehiago, hasieratik poz-pozik joaten zela esango genuke. Baina guk argi daukagu andereñoek egin duten lan bikaina izan dela El Hadjiren jarrera aldarazi zuena. Jakina, gelako neska- multilen harrera eta laguntza ahaztu barik!  Beraz, andereñoei nahiz ikasleei, bihotz-bihotzez, gure eskerrik beroenak.

 ► ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ◄

El Hadji está emocionado y no es para menos. Hoy ha sido su último día de clase en la Ikastola Anaitasuna y sus compañeros y compañeras le han hecho un dibujo deseándole mucha suerte y diciéndole cosas muy bonitas. «¿Qué es echar de menos?», me pregunta El Hadji mientras me enseña orgulloso  el dibujo. «Quiere decir que se van a acordar mucho de ti, porque han estado muy a gusto contigo…», le explico. Me doy cuenta que se le humedecen los ojos. Me cuenta que le da pena que se acabe la Ikastola. Le digo que no se preocupe que, en cuanto salga del hospital, iremos a hacerles una visita. «No, no. Nosotros no. Los niños van a venir a verme aquí (a casa), hoy dos y mañana otros dos y luego más (de dos en dos)», me replica con decisión. Han sido casi dos meses de clase. En este tiempo, gracias al buen hacer de las andereños Marijo, Pili y Haizea (perdón por si se me olvida alguna) y a la magnífica respuesta de los niños y niñas, El Hadji ha podido llevar una vida normalizada, lo que, en su  situación y con su edad, ha supuesto todo un  logro.

 


Por la boca muere el pez

Estándar

pez5«Hoy en el jantoki he comido todo y rápido», nos dice El Hadji mientras cena. «La monitora se habrá quedado sorprendida», le respondo. «Sí, sí. Me ha dicho txapeldun», continúa El Hadji con aire satisfecho. «Supongo que te ha gustado mucho la comida. ¿Qué has comido?», le pregunto. «De primero, una cosa, no sé qué (pasta); de segundo, pescado; y de postre, manzana. Todo muy rico», me contesta. «A ver si en casa también comes un poco más rápido», le sugiero. «No puedo, no puedo. En casa también tengo que hablar», me replica poniendo cara de incomprendido.

«Yo muy mayor y tú muy vieja»

Estándar

Hoy va de halagos y no pequeños. «Tú pescado es mejor que el de la ikastola y que el de Senegal», me dice El Hadji mientras cena. No doy crédito a lo que oigo, porque hasta ahora todo lo de Dakar era mucho mejor. «Si Alfonso  dice a mi padre que he ido a la Mezquita, entonces sí  se pone contento, muy contento», continúa como pensando en voz alta. «Se lo tienes que decir tú, no Alfonso. Tú tienes que escribirle una carta a tu familia, contándole qué haces en la ikastola, en casa, en Bilbao….. Y también para que les digas que te acuerdas mucho de ellos..», le interrumpo para dejarle claro que esa tarea le corresponde a él. «Yo ya sé que mi madre siempre está pensando en mí y rezando para mi», me dice sin dejarme terminar. «Cuando vaya a Dakar y (sea) mayor, vendré a Ermua a visitarte», prosigue El Hadji con gesto serio. «Como serás muy mayor, a lo mejor no te conozco», le digo con cierta ironía. «Yo muy mayor y tú muy vieja», me contesta. 

Jefe de cocina

Estándar

SAM_2365Hace unos días El Hadji leyó en un libro de la ikastola cómo se hacían los helados de fruta y estaba deseando ponerlo en práctica. Aprovechando que hace mal tiempo, después de hacer los deberes, El Hadji, con la ayuda de su amigo Manuel, se pone manos a la obra. «Primero pelar el melón y luego picar», nos dice mientras se pone el delantal. «Uf, me he picado el dedo», exclama nada más empezar. Le miro pero afortunadamente no tiene nada.  El siguiente paso es batir la fruta. Enchufa la batidora y casi sale el melón volando. Menos mal que Floren estaba al quite y sujeta el tarro a tiempo. Finalmente, rellenan los moldes y los metemos al congelador. «Ahora las 18:30, a las 20:30 ya está», le dice El Hadji a Manuel, dejando claro que él es quien lleva la voz cantante.

De bolos

Estándar

Imagen-007«Los niños dicen que yo cantar bien, bailar bien y tocar el tambor bien», nos dice El Hadji mientras merienda. «He tocado el tambor con la andereño Haizea y han venido los niños de 4º D a mi clase», continúa contándonos entre bocado y bocado. «Pero si en tu gela no cabéis todos», le digo. «Sí, porque se han puesto así (en corro, haciendo un gesto con la mano) y yo le digo a la andereño cómo tocar, porque la andereño Haizea sólo sabe una canción. Y los niños decían bien, bien», prosigue eufórico El Hadji. Le pido que primero meriende y que después ya nos contará todo lo quiera sobre su “concierto”. De lo contrario, hoy no va a ser posible terminar el bocadillo.

Los límites del arco iris

Estándar

límitesarcoirisHoy es el segundo “cumplemeses” de El Hadji en Ermua. Han sido dos meses muy intensos, en los que hemos pasado de ver el “panorama” médico en blanco y negro (predominando el negro) a verlo en color. Aunque los colores no sean totalmente nítidos, en este momento, el que más predomina es el verde esperanza, porque, afortunadamente, el pronóstico es mucho más halagüeño que al principio. En cuanto al ámbito escolar, para nuestra sorpresa, El Hadji va muy contento a la Ikastola. Eso sí, le cuesta muchísimo levantarse. También hemos tenido algunos rifirrafes en este tiempo. Como cualquier niño de su edad,  El Hadji intenta echarnos “pulsos”. Son situaciones que intentamos superar por medio del diálogo, aunque a veces se haga necesario recordarle cuáles son los límites. «Tú no eres mi madre», me dijo en un día. «No, no soy tu madre, soy tu responsable», le contesté. «No entiendo, no entiendo», me repetía enfadado. «¿En Dakar, quién manda en tu casa?», le pregunté. Su respuesta: «Mi padre». «Bueno, pues si en Dakar manda tu padre, aquí mandamos nosotros» , le contesté.

Cuestión de método

Estándar

SAMSUNG DIGITAL CAMERAEl Hadji “progresa adecuadamente” en el aprendizaje de la lengua. Tan adecuadamente que ha empezado a descubrir el vocabulario entre iguales y el lenguaje no verbal. Se trata de la parte del idioma que no se aprende en el aula. «¿Qué es gilipollas?», nos pregunta inesperadamente. «Los niños de clase dicen tío. ¿Qué es tío?», nos dice El Hadji mientras merienda. «Los chavales dicen que andereño Marijo dura, dura. Uf, no es verdad, ellos no conocen Madame Fall», nos cuenta El Hadji, señalando la espalda con la mano, a la vez que simula un gesto de dolor.  Aunque no compartimos la metodología de Madame Fall, en su defensa hay que decir que en su clase hay 40 alumnos. Así que El Hadji está encantado en la Ikastola, tanto con las andereños como con los compañeros y compañeras de clase.

Showman

Estándar

teatro 012Gaur Anaitasuna Ikastolako laugarren mailako ikasleentzat ez da edonolako eguna izan. “The tilly troupe” lana jende aurrean (guraso, ikasle eta zenbait irakasle) antzeztu dute ikastetxeko areto nagusian eta gainera ingelesez. El Hadjik, bigarren klase eguna izanik, partehartze txikia izan du. Gehienbat, laguntza lanetan ibili da. Lastima! Izan ere, etxean ondotxo baidakigu “showman” aparta dela. Hurrengo baterako izan beharko!

► ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ◄

Para los alumnos y alumnas de 4º de la Ikastola, hoy ha sido un día diferente. Han hecho teatro en inglés: “The tillly troupe”. Y lo han hecho ante un público muy especial: familiares, andereños y compañeros. El Hadji se ha tenido que conformar con tocar un poquito el tambor y colaborar en las tareas auxiliares. Lástima, porque el chico apunta maneras y lo estaba deseando. ¡Otra vez será!

Carreras con futuro

Estándar

medicinajusticiaAlgunos días El Hadji dice que, de mayor, quiere ser médico. En otros, que prefiere ser abogado. No apunta mal, tanto una profesión como la otra van a tener una gran demanda de profesionales en el futuro, máxime en un continente como el suyo, el africano, donde las enfermedades y las injusticias van de la mano. Ya lo dijo Nelson Mandela: «La educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo». Así que en este primer día de clase en la Ikastola Anaitasuna quizá vaya perfilando mejor por cual de las dos, o quizá por otra muy distinta, se va a decantar en el futuro. En cualquier caso, lo que si resulta claro es es que no parece que vaya a ser futbolista profesional y,  menos aún, ciclista, dos de sus  pasiones actuales y que no cambia, por ahora , ni por el balón ni por las dos ruedas. 

► ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ◄

futbol21:30ak dira eta El Hadji badago lotan. Egun gogorra izan da oso. Goizean, ikastolara oso pozik joan bada ere, irten denerako jota zegoen. Gainera, kontua borobiltzeko, etxerako lana ekarri du. Egia esan, ez da gauza haundia izan, baina El Hadjirentzat bai; zelan ez, eskola arloan ere agerian dira istripuak eragindako ondorioak. Lana amaitutakoan, kalera. Herriko plazan ibili da lagunekin futbolean egiten. Baloiaren atzetik, nekerik ez!

Plan de trabajo

Estándar

SAMSUNG DIGITAL CAMERAVamos contracorriente. Son las 16:00. Mientras los chavales y chavalas se afanan en salir cuanto antes de la Ikastola, nosotros intentamos acceder al centro. Nos esperan la tutora y la PRL. Enseguida se dan cuenta que El Hadji está un poco nervioso.  Las dos profesoras intercambian una mirada de complicidad y , sin más preámbulos, comenzamos la reunión con una pequeña “visita guiada”. El Hadji se sienta en el que, desde mañana, va a ser su sitio. Parece más tranquilo. Las andereños le explican cómo va a ser el plan de trabajo. Son maestras y lo hacen con maestría. Después de cenar, escribimos en euskera las frases más habituales en el aula. Preparamos la mochila. El Hadji está contento. «07:30 he puesto la alarma», me dice antes de irse a la cama. Le contesto que a las 07:45 es suficiente. «No, yo quiero tranquilo», me responde.

Ikastola y hospital

Estándar

Son las cuatro de la tarde. Suena el timbre en la Ikastola Anaitasuna de Ermua y, en cuestión de segundos, nos vemos rodeados de chavales. Todos quieren saber si El Hadji va a estudiar en la ikastola y en qué curso. No le han podido hacer mejor recibimiento. Todos se muestran encantados con su presencia. A continuación, nos hemos reunido con la directora y la PRL (Profesora de Refuerzo Lingüístico). La acogida no ha podido ser mejor. Seguramente, El Hadji va a ir a 4º B.  Es el grupo menos numeroso, lo que, sin duda, posibilita una  mejor atención. Para comenzar, el plan de trabajo parece atractivo, sobre todo, teniendo en cuenta los gustos de El Hadji. Su propuesta es centrarse en música, gimnasia, ejercicios audiovisuales, etc. Por si acaso, mañana, en la consulta en el Hospital de Cruces, aprovecharemos para preguntarle al médico cómo ve el tema de hacer gimnasia. «Me gusta (la ikastola). La profesora habla rápido, rápido», nos dice El Hadji al salir del centro. Increíble,  El Hadji se muestra  muy contento. Esperemos que le dure.

► ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ☼ ◄

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERASon las cinco de la tarde y Hamed N´Diaye Sow “Fari” lleva en el Hospital de Cruces cinco días desde que el pasado jueves le realizaran una nueva operación, nada menos que la séptima. Llegó en setiembre de 2011 desde Mauritania y es posible que esta sea la última intervención. Allí, en su habitación, hemos conocido a Mariví y Kontxi, dos voluntarias de Tierra de Hombres que hoy tenían turno de cuidados con él (de 13.00 a 18:00 la primera; y de 18:00 a 22:00 horas la segunda). Como El Hadji, “Fari” también ha hecho un poco de gimnasia por el pasillo del ala de Pediatría, y algunos ejercicios audiovisuales con un gato digital que repetía todo lo que le decía y al que ha bautizado como “Malick”. La música la ha puesto también él, sonriendo continuamente. Y como El Hadji, que también tiene consulta mañana en Cruces, esperemos que cada vez pase más tiempo en la ikastola que en el hospital. 

Escolarización

Estándar

Respuesta de Educación: El Hadji puede acudir a la ikastola a partir del próximo lunes. Por supuesto, El Hadji no ha dado saltos de alegría. Sólo cuando le hemos dicho que Aitor, Mikel, Ander, Manuel, Sophia y Jon van a esa escuela, se le ha alegrado un poco la cara, pero no demasiado. Estamos dándole vueltas al tema del comedor. Por un lado, como todos sus amigos se quedan, pensamos que por qué no se va a quedar él también. Por otro, nos preocupa que no coma, porque no le sobra ni un solo gramo. Además, para venir a casa, comer y volver, disponemos de hora y media. Para El Hadji, tiempo totalmente insuficiente. El lunes tenemos reunión con la profesora responsable y hablaremos del tema. «Vosotros aquí todos tenéis nariz así», nos dice comiendo, a la vez que hace un gesto con la mano, indicándonos el hermoso tamaño de nuestras narices. Es muy observador. No se le escapa ningún detalle. «Tú coche y ¿autobús por qué vas?», le pregunta a Floren, con cara de asombro, gesto que yo interpreto como «qué raritos son estos blancos».