Una hija

Estándar

SAMSUNG DIGITAL CAMERACosa rara,  pero hoy El Hadji ha venido de la plaza antes que nunca. Entre ir, echar un vistazo y volver, diez minutos. Todo un record para este chaval. «Mis amigos no están en la plaza y voy a aprovechar para hacer la pelota», le dice a Floren nada más abrirle la puerta. Y dale que te pego a la aguja lo encuentro yo cuando llego a casa. «Por si acaso, quiero acabar la pelota. Mira lo que me he hecho», responde El Hadji a mi saludo alargando la mano para que le vea la tirita que tiene en un dedo. Enseguida me cuenta que se ha pinchado con la aguja, que ha sangrado un poco y que coser la pelota es más difícil de lo que pensaba. «Pero ¿qué pasa?, ¿en Senegal no hacéis eskulanak?», le pregunto. «No, no,  en Senegal sólo trabajamos con la cabeza. Por eso, mi madre quería tener una hija, porque así le podía ayudar en casa», me contesta El Hadji con toda naturalidad. Yo diría que eso me suena…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s