Archivos Mensuales: julio 2013

Txoriburu

Estándar

Después de pasar unos días en paradero desconocido, ayer recuperamos el balón del Athletic. El Hadji lo había dejado olvidado en la tienda de Idoia y, afortunadamente, ella se lo había guardado. «En Senegal somos muy pierdones», me dice El Hadji hoy a la hora de irse a la cama. «¿Pierdones? ¿Qué quiere decir eso?», le pregunto. «Pues que perdemos las cosas, por ejemplo, el balón, las chancletas, los zapatos…», me contesta. Le explico que aquí, al que pierde las cosas, se le llama “mala cabeza” y en euskera txoriburu. «¿Cabeza pájaro?», me replica el chaval con cierta sorpresa. Intento explicarle que los pájaros tienen la cabeza pequeña y, sin dejarme terminar, El Hadji sentencia: «cabeza pequeña piensa poco».

Anuncios

Dinero y género

Estándar

Senegal 01 - A - 1999 Pk-710KiHoy, por enésima vez, El Hadji me dice que aquí las mujeres mandamos mucho y, ante su insistencia, le pido que me explique qué quiere decir. «Aquí las mujeres vais a trabajar y tenéis dinero», me contesta señalando con la mano el bolsillo. «Pero tu madre también trabaja», le recuerdo intencionadamente. «Sí pero trabaja en casa y en casa no gana dinero», me responde. Le digo que me cuente qué hace su madre. «Limpia la casa, cocina, lava la ropa…», me contesta. «Y todo eso, ¿para quién lo hace?», le insisto. «Para nosotros y para mi padre», me contesta abriendo los ojos como platos. «Pues si trabaja para vosotros, vosotros tendréis que pagarle», continuo con mi razonamiento. «Uf, pero nosotros no tenemos dinero», exclama El Hadji. «Tú dices que tu padre sí gana dinero», le recuerdo. «Sí pero el dinero es de mi padre», me responde. Intento explicarle que el dinero que gana su padre también le corresponde a su madre pero El Hadji lo tiene claro: «No, no, el dinero es de mi padre».

Puente de Santiago en Entrena

Estándar

SAMSUNG DIGITAL CAMERASAMSUNG DIGITAL CAMERAAcabamos de llegar de Entrena (La Rioja), donde hemos pasado el puente de Santiago. Para El Hadji, este pequeño pueblo riojano, es un sitio fantástico y cuando le preguntamos por qué, nos dice que por la piscina, los niños, la bodega y, sobre todo, porque, después de cenar, sale a jugar a la plaza. Una noche, desde donde estábamos sentados en la plaza, veíamos que El Hadji estaba hablando con un grupo de chavales animadamente, tanto que habían interrumpido el partido que estaban jugando. «Los niños me preguntan muchas cosas, quieren saber muchas cosas. Me preguntan de dónde soy, si me habéis adoptado, por qué he venido», nos dice ya en casa, satisfecho de saberse el centro de atención. «¿Y tú, qué les has contestado?», le pregunto. «Ah, que no, que no soy adoptado, que tengo familia, que tengo padres y cuatro hermanos. Les he dicho lo del accidente y que soy de Senegal…», me responde “viniéndose arriba”, encantado de ser el protagonista de la historia. Hoy por la mañana, después de desayunar, mientras nosotros recogíamos la casa, Floren le ha propuesto que leyera un rato, antes de bajar a la plaza. «No, no, leer no. Hoy es domingo y los domingos son para descansar», ha sido la respuesta de El Hadji.

Carnet de primera

Estándar

SAMSUNG DIGITAL CAMERADentro del programa de las fiestas de Santiago, hoy se ha celebrado el  Día del Niño con diversas actividades. Por la mañana, Cabezudos y Talleres y, por la tarde, música y chocolatada. Pero, para El Hadji, lo mejor con diferencia, han sido los autos de choque. «Aitor es muy bueno tirando dardos pero yo soy mejor conduciendo. Cuando conduce Aitor, nos chocamos, por eso conducía yo siempre», me dice El Hadji nada más entrar en casa. Durante la cena, continúa contándonos lo bien que se lo ha pasado conduciendo. «Claro, en Dakar no hay fiestas y por eso no hay autos de choque»,  nos dice a modo de justificación.

¿Dos maridos?

Estándar

1338808689158gayportadaSon  las 21:00 horas. Acabamos de cenar y  nos disponemos a ver el informativo de ETB2. El Hadji se queda pensativo cuando oye la siguiente noticia: «Finalmente, hoy ha podido contraer  matrimonio la pareja homosexual  de Arrangoitze (Lapurdi)». «No entiendo. ¿Dos maridos?», exclama con incredulidad El Hadji. «Sí, en Francia y también en España, la ley permite casarse dos hombres o dos mujeres», intentamos explicarle con la mayor naturalidad de la que somos capaces. «Sí, pero no pueden tener niños. ¿Cómo van a tener niños dos hombres?», nos pregunta con estupor. «No, no pueden tener niños, pero pueden adoptarlos, como hicieron los padres de Jon. ¿Te acuerdas que te contamos que Jon nació en Etiopía y que luego lo trajeron aquí?», le dice Floren tratando de facilitarle al niño la comprensión del tema. «¿Te parece mal que se casen dos hombres?, le pregunto en tono conciliador. “No, no me parece mal. Me parece raro», me responde El Hadji con cierta perplejidad.

Edmond Kaiser

Estándar

EdmondSin él el mundo sería hoy algo más injusto e inhabitable. Sin él, El Hadji, y much@s niñ@s como El Hadji, no hubieran tenido la oportunidad de recuperar su salud y poder tener una vida más plena. A él le debemos la determinación de proteger a la infancia más vulnerable y de los niveles más humildes. Hoy, 22 de julio del 2013, exactamente 53 años después de un lejano día de 1959, la organización que creó, “Tierra de Hombres”, es una realidad presente actuando en 64 países con más de 840 proyectos de ayuda humanitaria. Una organización que involucra a miles de voluntarios y familias de acogida y apoyo. ¡Gracias por siempre, Edmond Kaiser!

Tiburón III

Estándar

2013-07-20 12.09.082013-07-20 12.00.30Tercer intento para aprender a nadar en la playa. Volvemos a Sopelana. El día es espléndido y El Hadji llega a la orilla con una tabla (no sabemos si de “salvación”) pero dispuesto a navegar sobre las olas con la misma determinación que exhibía el capitán Ahab en su lucha por arponear a “Moby Dick” sobre la cubierta del ballenero Pequod. En la travesía nos acompaña Unai, en su tiempo grumete pero convertido ahora en marinero de primera. Entramos en aguas profundas (es decir, a la altura de las rodillas) y El Hadji, con los nervios a flor de piel, intenta mantener la calma. No es fácil para un joven lobo de mar como él que desconoce los peligros que acechan en las profundidades de los océanos. El movimiento continuo de las olas le inquieta sobremanera. «No paran nunca», llega a decir. Su pequeña embarcación es zarandeada una y otra vez. Hay que mantener el equilibro como sea. La lucha es titánica y Ernest Hemingway nos viene a la memoria con “El viejo y el mar”. La historia tiene algunas semejanzas pero no es igual. Aquí no se trata de pescar nada ni de recuperar glorias pasadas sino de quitarle un poco más el miedo a la mar. Nunca se fracasa cuando se intenta y, hay que decirlo alto y claro, El Hadji en eso es implacable. Está temblando de frío… pero es igual. Una y otra vez le planta cara al miedo que en forma de tiburón escondido merodea por la orilla en busca de carne fresca. Hoy Steven Spielberg va a tener que cambiar su guión original.

 

Sanfuentes

Estándar

IMG-20130720-WA0001Hoy hemos ido a conocer a la familia que acogerá a El Hadji del 25 de agosto al 2 de septiembre. Previamente le habíamos explicado al niño cómo iba a ser, más o menos, nuestro plan durante las vacaciones de verano. Una vez que tuvimos la respuesta de Alfonso, le dijimos a El Hadji que Joxean y su familia estaban dispuestos a cuidarle mientras nosotros hacíamos el Camino Inglés. «Ah, Joxean, sí yo le conozco. Es majo. Me cuido en el Hospital y me dijo que luego, cuando nos veamos, nos tenemos que dar un abrazo», fue la respuesta espontánea de El Hadji. Sobre las 17:45, hemos llegado a Sanfuentes (Abanto Zierbena), donde nos han recibido con un “microclima” especial, tanto en lo relativo al tiempo atmosférico –porque corría una brisa muy agradable- como a la  cálida acogida que nos han dispensado. Ha sido un rato estupendo, en un entorno privilegiado y en muy buena compañía. Hemos vuelto a casa con la tranquilidad de que El Hadji va a estar en buenas manos.  Por supuesto, siempre en función de su evolución y de la consulta del 1 de agosto en  Gurutzeta. Si todo va bien –y seguro que así va a ser- nos volveremos a ver el 2 de septiembre cuando vayamos a recoger a El Hadji. Mientras tanto, Alfonso, Joxean, Adela, Oier y Beñat: Eskerrik asko zuen laguntzagatik!

Con un campeón ciclista

Estándar

Aitor_Hernandez_4JDD_2010SAMSUNG DIGITAL CAMERADesde el pasado lunes, El Hadji acude todas las mañanas, de 09:00 a 13:00, a las Colonias Urbanas, donde hacen actividades muy diversas: manualidades, pastas de chocolate, partidos de fútbol, carreras de patinete, etc. «Algunos niños hacen matemáticas. El monitor me ha preguntado  si yo también quiero y le he dicho no,  que matemáticas que no», nos cuenta El Hadji dejando claro que no está por la labor. También reciben visitas de ermutarras importantes. Por ejemplo, hoy les ha visitado Aitor Hernández, ciclista profesional de Euskaltel Euskadi durante siete temporadas y actual campeón estatal de ciclocross. De vuelta a casa, El Hadji está emocionado. Nada más verme, me dice: «ha venido un campeón a las colonias  y me ha firmado una visera». Para él, un tesoro. ¡Qué grande es ser niño”.

Tarta de chocolate

Estándar

SAMSUNG DIGITAL CAMERAHoy El Hadji tiene merendola. Haritz  (hijo de una amiga) cumple once años y le ha invitado a su fiesta. Para celebrarlo, los padres de Haritz le han hecho una tarta de chocolate con forma  de tren, un detalle que no ha pasado desapercibido para El Hadji. «Me lo he pasado muy bien. ¿Mi cumpleaños también lo vamos a celebrar así?», me pregunta de regreso a casa. «Así, ¿cómo?», le digo. «Con niños, con pastel y en el parque», me explica. Después de cenar, mientras tomamos café, El Hadji está recostado en el sillón. Floren le dice que parece cansado. «Claro, comerse un tren cansa mucho», le digo sonriendo. «No, no. No cansa mucho, gusta mucho», me corrige con determinación.

Conversación de baño

Estándar

Son las 18:00. El Hadji y Aitor vienen de la plaza, Los dos entran en el baño a lavarse las manos para comer el bocata. De repente, El Hadji se baja los pantalones y se pone a mear con gesto orgulloso. Mientras tanto, Aitor se afana en lavarse las manos sin prestar atención a lo que El Hadji hace. «Oye, Aitor, que ya no tengo bolsa ni nada, que ahora puedo mear con el txilibito y meo de pie y apunto bien y tú no me dices nada», le reprocha El Hadji con gesto contrariado. Aitor le mira desconcertado desde sus escasos siete años y, finalmente, le dice: «Ah, bien, vale. ¿Vamos a la calle?».

Raqueta

Estándar

Siendo conscientes del gran esfuerzo que estaba haciendo El Hadji para “olvidarse” de los dodotis, con el propósito de incentivar y reforzar su actitud, el lunes pasado le propusimos un trato. Tenía que  apuntar en una agenda, mañana y tarde, si “controlaba” el pis, en cuyo caso ponía “bikain”. Así, hasta conseguir pasar una semana sin “escapes”, momento en el que, como recompensa, tendría un regalo. El Hadji ha cumplido su parte y a nosotros nos ha tocado cumplir la nuestra.  Sabíamos que  El Hadji quería un raqueta y hoy se ha ganado su raqueta. Un trato es un trato y, si se hace, hay que cumplirlo.

Barracas y playa

Estándar

2013-07-13 18.59.462013-07-14 11.44.32Fin de semana típico del verano. Santutxu en fiestas. Vamos con El Hadji a las barracas. Nos cuenta que en Senegal no las había visto nunca. Primero se monta con Haize en el “tren de la bruja”. Después en una moto 4 x 4. Más tarde pasa a cabalgar sobre un caballo alazan. Se acabó el presupuesto. Habrá que guardar algo para la Aste Nagusia. Más barato, en cambio, es ir a la playa. Segunda sesión de “aprender” a nadar, ahora en Sopelana, después de haber estado la semana pasada en Plentzia. Escasos avances. «Hoy hay olas muy grandes», exclama asustado El Hadji cuando el agua todavía no le alcanza ni a la rodilla. Lo intenta con todas sus fuerzas pero el miedo, por no decir el pánico, es superior a sus deseos. Y en cuanto una ola se le acerca, coge el tren de la bruja, la moto 4 x4, y el caballo, y sale pitando hacia la orilla.     

Historias de África

Estándar

2013-07-13 12.13.392013-07-13 12.26.342013-07-13 13.05.55Salimos con El Hadji a dar una vuelta por el Casco Viejo. En la Plaza Santiago, a la salida de la Catedral, hay una boda. El Hadji pasa de largo (ya ha visto varias) y se fija en un muñeco de publicidad colocado frente a la tienda “Los Jaboneros”. Está desnudo y le llama la atención sobremanera. «Mira, este también tiene sonda», nos dice con curiosidad infantil fijando su mirada en el pitilín del muñeco. Nos dirigimos a la Plaza Nueva. Está muy animada y, como ocurre en algunas ocasiones, hay talleres para niños. Le proponemos que se apunte a uno que, en principio, le puede resultar atractivo: “Afrika kontuan”. No hay manera, parece que le van más los “cuentos chinos”. Sin embargo, no desistimos, porque justo al lado hay otro taller de máscaras. Una monitora le invita a participar. Acepta finalmente aunque con cierta desgana. Con su ayuda comienza a hacer una careta de león, pero su cabeza está en otra parte. Haize y yo estamos sentados en una terraza cercana y, cada poco tiempo, nos mira a ver si seguimos allí. También, cada poco tiempo, se lleva la mano a la boca, como preguntándonos si estamos comiendo algo. Así que no aguanta más, acaba rápido y nos enseña la careta del león que ha hecho: chapuza total. Eso sí, en cuanto le decimos que le invitamos a comer unos chopitos, su cara se transforma en la del león más hambriento de África. 

Mosto y aceitunas

Estándar

SAMSUNG DIGITAL CAMERAEl Hadji hoy ha hecho una caminata de ocho kilómetros. Hemos ido en  coche hasta el barrio de Eizaga (Zaldibar), desde donde hemos subido por la orilla del río hasta la presa de Aixlola, situada entre Eibar y Ermua. Una vez finalizada la subida, hemos recorrido todo el perímetro del  embalse, un entorno privilegiado en el que se puede caminar a la sombra de frondosos árboles y deleitarse con el canto de los innumerables pájaros. Al terminar el recorrido, y como recompensa al esfuerzo realizado, hemos ido a tomar un aperitivo. «Con el mosto y las aceitunas, ahora estoy mucho mejor», nos dice El Hadji sentado en la terraza del único bar que hay el entorno.

Bombones

Estándar

SAMSUNG DIGITAL CAMERAA El Hadji le gustan todas las visitas y si además le traen algún regalito, entonces ya le encantan.  Eso le ha pasado hoy con Noelia. Ella acaba de estar en Oporto y le ha traído bombones. «Noelia, son muy, muy buenos», le dice a la vez que alarga la mano para coger otro. Por supuesto, también le ha recordado todas las buenas noticias. «Ya no tengo ni sonda ni dodotis. Ya no tengo nada y meo bien», le cuenta durante la cena. «¿Qué vamos a hacer mañana?», me pregunta a la hora de ir a la cama y, sin darme tiempo a contestarle, me dice: «si queréis, podemos ir a otro monte». ¡Este chico está en forma!

¡Dodotis fuera!

Estándar

Primer día sin dodotis y sin escapes. Ayer El Hadji se acostó diciendo que ya no se iba a poner más pañales de día. «Yo, a la mañana, después del baño, calzoncillo; el dodotis sólo para dormir», nos dijo convencido. Por nuestra parte, tenemos que decir que  teníamos ciertas dudas al respecto. Después de dos años largos con la sonda,  pensábamos que podía ser un poco precipitado, sobre todo, porque, en caso de “escape” en la calle,  El Hadji, con sus casi once años, podía pasar algún apurillo delante de los otros niños. Afortunadamente, todo ha ido muy bien y el chaval ha pasado todo el día “controlando”. Zorionak, El Hadji!!!

Mendizale

Estándar

SAMSUNG DIGITAL CAMERACada vez que El Hadji le veía a Floren coger la makila, siempre le preguntaba dónde iba y la respuesta siempre era la misma: al monte. «Un día me tienes que llevar a mi. Yo también quiero ir al monte», le repetía el niño un día sí y otro también. Por fin, ese día ha llegado y El Hadji se ha portado como un campeón. Ha hecho un recorrido de unos siete kilómetros,  monte arriba monte abajo, sin quejarse ni una sola vez. Eso sí, cuando se ha sentado a cenar, nos ha dicho que estaba un poco cansado. «Entonces, no querrás volver otro día…», le digo. «Sí, sí. Yo sí quiero ir al monte otra vez», me responde sin darme tiempo ni a terminar lo que le estaba diciendo.

Un día bikain

Estándar

«Escribe en el blog que hoy ha sido el mejor día de todos los días», me comenta El Hadji al acostarse. Le pregunto por qué y me lo explica detalladamente: «A la mañana he hecho carreras de patinete con mis amigos de la Ikastola. Después de comer, he leído “El principito” con Floren, sólo me quedan seis páginas. También he hecho matemáticas. Las tablas un poco mal. Mañana tengo que estudiarlas mejor, porque si no, en los exámenes no me da tiempo. Por la tarde he ido a jugar al fútbol con Aitor y sus amigos. ¿Cómo se dice eso?  Ya me acuerdo, ha sido un día bikain. Y, además, toda la tarde controlando, porque no me he meado. El dodotis está seco». ¡No se puede pedir más!

Un nuevo león

Estándar

OLYMPUS DIGITAL CAMERAYa es oficial: El Hadji es del Athletic. Sí, después de cuatro meses de intensas y complicadas “negociaciones” entre la directiva y el agente del jugador, el delantero de Dakar se ha comprometido con el club rojiblanco por (menos es nada) una sóla temporada. No ha sido fácil. Tras escuchar ofertas en los últimos meses de numerosos clubs (los mejores  colocados eran el Barsa de Messi y el Real Madrid de Cristiano Ronaldo), El Hadji se ha inclinado finalmente por Ibaigane justo un día antes del comienzo de la pre-temporada. En su decisión han pesado razones de diversa índole pero, fundamentalmente, el hecho de que con la camiseta del Athletic se siente mucho más reconocido por el público local. Además, según fuentes cercanas al jugador, El Hadji se ha comprometido con el Athletic sin recibir contraprestación económica alguna a cambio, es decir, ha decidido jugar únicamente por amor a los colores y por simple afición. El Hadji llega con el objetivo de hacer olvidar el vacío dejado por Fernando Llorente en una última temprada penosa del jugador de Rincón de Soto antes de su partida para el Juventus. A partir de ahora, El Hadji tendrá que hacer valer sus opciones frente a otros delanteros de la talla de Aritz Aduriz, Kike Sola y Gaizka Toquero. ¡Suerte león!

Mercado de Dos de Mayo

Estándar

2013-07-06 11.57.572013-07-06 14.17.04Un buen plan para la mañana del primer sábado de cada mes en Bilbao: acudir al mercado de la calle Dos de Mayo. Varias decenas de puestos ofrecen artesanía, ropa, libros y discos de segunda mano, mobiliario vintage y artefactos curiosos de todo tipo. Propuesta que, a escala más reducida, recuerda al Portobello londinense, al Marché-Saxe-Breteuil parisino o al mercado de La Feira da Ladra lisboeta. Un lugar en el que no falta, además, una abundante oferta de comercios, tiendas, galerías de arte, restaurantes y bares. Así que, junto con Aiora y Alain, nos hemos dado una vuelta por allí y, de remate, nos hemos comido un “Tajín de cordero con ciruelas y almendras” en el restaurante del  mismo nombre que acaba de inaugurarse hace poco más de un mes en esa calle. Todo muy recomendable.

Sanfermines

Estándar

sticker_free06-624x468Cambiemos un enorme autobús blanco circulando descontrolado por una calle de Dakar por un toro negro zahino embistiendo en la calle Estafeta. Sumémosle a este decorado ficticio un niño que corre despavorido por esa calle de la capital de Senegal, y un mozo que, vestido al uso y con un periódico en la mano, trata de evitar la cogida del morlaco en esa calle iruñesa. En el primer caso, cuenta la historia real: el niño africano acabó en el hospital con resultado de “pronóstico muy grave” y; en el segundo, también real, el joven corredor también tuvo que visitar la sala de urgencias de un centro hospitalario cercano. Digámoslo alto y claro: no nos gusta que se maltrate a los animales, incluidos, por supuesto, a los toros. Tampoco nos gustan los encierros, por mucho que se disfracen de tradición, espectáculo, descarga de adrenalina o riesgo. Y es que de las fiestas de San Fermín que hoy comienzan sólo nos gustan el sentido festivo y alegre de la gente, la convivencia entre culturas, la deshinibición sana y el sentido de la libertad. Gora San Fermín baina animaliak bizirik!

Sonda con grifo

Estándar

grifo-515x386Hoy hemos tenido un pequeño “tropiezo” en el proceso de recuperación. Eran las 07:20 cuando El Hadji ha aparecido en la cocina. «Me duele mucho y no puedo mear», me dice sin darme tiempo a preguntarle qué le pasaba. En pocos minutos el dolor se vuelve insoportable y, tras hablar con Alfonso (delegado en Euskadi de Tierra de Hombres), nos vamos al Hospital. ¡Qué lejos está Gurutzeta cuando el dolor aprieta! El Dr. Oliver intenta colocarle la sonda de nuevo pero no puede. Por un lado, porque el niño, con semejante cuadro de dolor agudo, no facilita para nada la exploración. Por otro, porque, llegado a un cierto punto, la sonda no pasa y el urólogo quiere ver qué es lo que obstaculiza el paso, por lo que se hace necesario llevar al niño al quirófano. Una vez terminado su trabajo, el Dr. Oliver nos dice que todo ha ido  bien y que, en cuanto se despierte, lo pasan a planta. Ya en la habitación, El Hadji nos pregunta qué le han hecho. Le explicamos lo que nos ha dicho el Dr. Oliver y he aquí su respuesta: «Ah, entonces me van a poner una sonda con grifo». Lo que importa no es caerse sino levantarse y El Hadji ya está otra vez de pie, aunque esta noche la tenga que pasar en el Hospital.

«¡Más deberes, no!»

Estándar

SAMSUNG DIGITAL CAMERA«Ha llamado la andereño Marijo y le he dicho que me han quitado la sonda y que ya estoy meando y que estoy muy bien», me dice El Hadji nada más verme entrar en casa. Le pregunto qué tal le ha ido la mañana y la respuesta no se hace esperar: «Controlando la meada; mañana sin dodotis. En la calle me lo he pasado muy bien jugando con los niños». Para que no falte de nada, por la tarde ha habido algunos “escapes” y, además, El Hadji insiste en que se ha aburrido mucho, porque sus amigos no estaban en la plaza. Le propongo que, en caso de aburrimiento, lo mejor es venir a casa y aprovechar el tiempo haciendo deberes. «No, no. Eso, no. Mejor en la plaza. Ya he hecho antes de salir», me responde con gesto contrariado. En ese momento, llaman a la puerta. Son los padres de Eider, una niña de la gela de El Hadji. Vienen a traernos un sobre de la Ikastola. «Suponemos que son trabajos para el verano», nos dicen. «¡No. Más deberes, no!», exclama El Hadji aun sin saber qué hay dentro del sobre.

Incontinencia

Estándar

incontinencia-320-inEl Hadji se ha levantado a las 07:45. No ha hecho falta despertarlo. Hoy comenzaba las colonias urbanas y no quería llegar tarde. Nosotros teníamos ciertas reticencias respecto a la conveniencia de acudir recién quitada la sonda, pero viendo que estaba tan ilusionado, decidimos hacer la prueba. Se han confirmado nuestro temores: la incontinencia urinaria se agrava si el niño está distraído. Para poder controlar el proceso de micción, El Hadji necesita estar en un ambiente relajado que le permita “escuchar”  las señales de su cuerpo. Mañana hablaremos con la responsable de su grupo y le pediremos una pequeña prórroga. Con un poco de suerte, el lunes próximo, El Hadji podrá acudir sin problemas.

La sonda Foley

Estándar

sonda foleysonda-voyager1A todos nos suenan los nombres de sondas famosas, como las Pionner, Viking, Sputnik, Mariner o  las Voyager. Se trata de sondas enviadas al espacio que tenían como misión estudiar cuerpos de nuestro sistema solar, tales como planetas, satélites, asteroides o cometas. Algunas de ellas permanecen todavía, décadas después de su lanzamiento, vagando sin control por los confines del universo hasta que algún día se descompongan convertidas en ceniza sideral. Una sonda bien distinta ha sido la que ha llevado El Hadji desde que tuviera aquel fatídico accidente el 2 de marzo del 2011 tras haber sido atropellado por un autobús en la ciudad de Dakar (Senegal). Así, durante todo este tiempo, más de dos largos años, su cuerpo menudo se ha visto unido a una sonda Foley (o vesical) que ayer, día 1 de julio del 2013, le ha sido retirada, esperemos que definitivamente, por los médicos del Hospital de Cruces. ¡Buen viaje Foley! ¡Véte y no vuelvas más!

Una buena noticia

Estándar

El Hadji quiere compartir con todos vosotros una magnífica noticia: LE HAN QUITADO LA SONDA Y TODO LE FUNCIONA ESTUPENDAMENTE. El niño está pletórico y no es para menos, después de dos largos años sondado, con todos los inconvenientes y limitaciones que ello conlleva. Por la tarde, nada más llegar de Bilbao, hemos ido a la plaza. Necesitaba contarle a todo el mundo la buena noticia. Además, El Hadji lo dice con total naturalidad, sin tapujos, sin recurrir a edulcorar el lenguaje. «Me han quitado la sonda y meo por el pitito», repetía cada vez que aparecía alguien nuevo por la plaza. ¡Así da gusto empezar la semana y mes!

Tiempo de cerezas

Estándar

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAMañana del domingo. Visitamos a El Hadji Gorgui Fall “Papa”, que está en el Hospital de Cruces desde el 12 de junio, día en que le hicieron tres operaciones en una. Ni uno ni otro hablan en wolof. “Papa” lo hace en euskera (sabe un poco de castellano) y El Hadji Mamadou Diop en castellano (sabe un poco de euskera). Estamos en una situación de “diglosia hospitalaria” que Luis y yo salvamos mediante el juego, lenguaje común a todos los niños sin limitación de fronteras. Montamos a “Papa” en una silla de ruedas y nos vamos a la ciber-aula de la quinta planta. Lo que más les priva son las competiciones de carreras, bien sean en coche, en moto o en algún vehículo sobre el agua. Ponemos música de Senegal para alegrar aún más el ambiente, Phillipe Ndour, por más señas. Cuando nos vamos a marchar, Luis nos entrega una bolsa con cerezas de sus árboles en Múxika. Eskerrik asko, Luis! Hurrengo arte ta ondo segi “Papa”!